22 Mayo 2017

Comentario del Ing. Agr. Pablo Ott sobre la contaminación en el Río Negro

http://www.elpais.com.uy/informacion/rio-negro-contamino-animales-que.html

Cuando el agua de Montevideo comenzó a tener problemas, la ciudadanía se alarmó. El Río Santa Lucía estaba contaminado y comprometía la potabilidad del agua.

El siguiente artículo refleja lo que, de la misma manera ocurre en el Río Negro. Allí hay menos población que requiere de su agua y por tanto se sabe o escucha menos.

Aparte de lo que afecte a la población es el daño sobre el ecosistema todo; mueren los peces, toda la cadena biológica se ve afectada y, como menciona el artículo, mueren los ganados que abrevan en el río.

Pero, esto que pasa en el Santa Lucía y el Río Negro, no es más que un pálido reflejo de lo que ocurre en otros ríos y una cantidad de pequeños cauces, si no en la mayoría. Porque el efecto que ese artículo describe es multi causal y, en mayor o menor medida, se da en todas las cuencas.

Sin duda, las industrias y las poblaciones son un factor. Pero, en muchos lados sin ese factor, basta con la erosión de la agricultura y con el propio efecto de los animales; más notorio con las concentraciones en tambos y feed-lots pero que también se da por el acceso directo de animales a las aguadas.

Cada uno tendrá que hacer su parte por el bien del medio ambiente (algo que parece etéreo) pero además para nuestra propia conveniencia de corto plazo.

En el plano del productor agrícola es claro que tiene que controlar la erosión laminar y respetar “in extremis” los desagües que permanezcan empastados todo el año, cuándo y cómo fertiliza.

El productor ganadero resulta directamente afectado por lo que hace su vecino o a veces su propio ganado al abrevar directamente en los cauces. Por lo tanto, debe hacer lo propio  reclamando al vecino que controle o restrinja totalmente los efluentes de su feed lot o de su tambo pero también evitando que sus ganados contaminen.

Ya llegó el momento que, como se hace en otros países además, los ganaderos eviten que sus animales deban  acceder directamente a abrevar a las aguadas ya sea cauces naturales o tajamares. Ya no sólo para cuidar el ecosistema para nuestro país “natural” y para la humanidad -que no es poco-, pero, además para evitar el daño que el agua que se contamina produce en su propio ganado.

Esto se logra únicamente sustituyendo los abrevaderos naturales por redes de agua con bebederos. Esa medida tiene además, múltiples beneficios en la productividad animal y por supuesto una importante respuesta económica. Hay muchos productores que ya lo hacen desde hace 20 años (nosotros hemos instalado más de 300 sistemas ) pero, sin duda es la ganadería que sí o sí deberá primar en el siglo XXI si quiere desarrollarse en armonía.

Pablo Ott, por Agua para el Campo, 22.5.17

Tel: 2924 4399 - info@agua.com.uy
Cuareim 1777 (Agroventas) Montevideo - Uruguay